Cambia tu alimentación para prevenir el cáncer

Los arándanos frescos son una fuente rica en antioxidantes, entre los que se incluye el ácido clorogénico para combatir el cáncer, así como los pigmentos de antocianina que les dan su color.

El poder antioxidante de un alimento se mide en su capacidad de absorción de radicales libres de oxígeno, y se ha encontrado que los arándanos son más poderosos que cualquier otra fruta o verdura. Además de esto, los arándanos tienen propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar en el tratamiento de la artritis, y los de la variedad roja son un tratamiento eficaz para las infecciones del tracto urinario.